Análisis de Estudios BYU de la profecía del caballo blanco

De vez en cuando aparece una antigua “profecía” mormona conocida como la Profecía del Caballo Blanco. A pesar del hecho de que los líderes mormones denunciaron que esta no fue emitida por José Smith, algunos miembros y no miembros siguen divulgándola, y a veces tratan de aplicarla hacia un líder político o comentarista específico.

Jose Smith MormonLa leyenda consiste en que José Smith utiliza una analogía del caballo, con diferentes colores o tonos de caballos que representan varios grupos de personas. De manera natural, se le asignó al caballo blanco el papel de buena persona. En la profecía el Caballo Blanco a menudo definido como el sacerdocio o el poseedor específico del sacerdocio, entraría precipitadamente a salvar los Estados Unidos de ataques o para salvar la Constitución. Se dice que el Caballo Blanco debe establecer un refugio seguro en el lejano oeste donde los mormones serán capaces de escapar de la guerra y la destrucción. En este santuario los mormones estarán saludables mientras el resto de la nación se desintegra. Esta destrucción será causada por un ataque liderado por un zar Ruso.

Los problemas relacionados con esta profecía son muchos. La revelación no sigue el patrón de revelación SUD. “Quiero decirles, mis hermanos y hermanas, que si ustedes entienden los artículos y convenios de la Iglesia, si leen las escrituras y se familiarizan con aquellas cosas que están registradas en las Revelaciones del Señor, no será necesario que ustedes realicen preguntas con relación a la autenticidad o de otro modo, sobre cualquier supuesta revelación, visión, o manifestación que salga de la oscuridad, tramada en algún rincón, presentada subrepticiamente, y que no viene a través de los canales adecuados de la Iglesia”. (Joseph Fielding Smith en la Conferencia General de 1918).

En otras palabras, las revelaciones no se reciben en la manera en que se dice que ésta fue recibida. Nuestro primer registro de esta revelación no viene de José Smith, si no de Edward Rushton, quién se unió a la Iglesia Mormona cuando tenía diecisiete años. Su registro de la “revelación” afirma que la escuchó cuando tenía sólo dieciocho años. Sin embargo, el documento en el que Rushton la registró, parece haber sido escrito por un hombre anciano con mano temblorosa. Además, parece que alguien más la editó, añadió y cambió mucho del contenido que había en este. Esta fue la versión que se divulgó, y la primera se halló que era de 1902 y se registró en el diario de alguien.

Se dijo que la profecía se entregó a este joven y a Theodore Turley, pero que nunca se publicó o se entregó a alguien más. Joseph Fielding Smith, en su declaración, recordó a los mormones que esta no es la manera en que se recibe una revelación. Nunca se da a un grupo de personas y luego se mantiene en secreto. Los mormones tienen un libro, llamado Doctrina y Convenios, que contiene registros de todas las revelaciones oficiales, Éstas siempre se hacen públicas a toda la iglesia, y por ende, a todo el mundo. No habría tenido sentido el que José recibiera una revelación para no darla a conocer públicamente. La revelación no es para propósitos de entretenimiento; sirve para ayudarnos a tomar decisiones inteligentes en nuestras vidas.

El documento publicado por los Estudios de BYU es de Donald L. Penrod, quien primero investigó este tema como parte de una disertación. Recientemente regresó al tema para descubrir el registro original de Rushton, así como la copia editada, que ahora han sido donados a los mormones. Él los estudió cuidadosamente y evaluó su veracidad.

El documento registra un número de interesantes descubrimientos que demuestran que la historia fue inventada alrededor de 1890 o después. Se sospecha que Rushton, ya como un hombre viejo, fue presionado a escribir una historia que pudo haber contado con el fin de  mostrar una amistad especial entre él y el primer profeta Mormón.

Sin embargo, no se menciona a Rushton en el diario de citas de José Smith de ese día y no se menciona en ningún otro registro de ese día. Además, no se menciona ninguna reunión dos semanas después, cuando, según el documento lo afirma, se repitió la profecía.

Penrod encontró varios problemas con el documento que demostraba que la “profecía” no pudo haberse realizado en el tiempo en que se suponía se realizó. Por ejemplo, el documento se refiere que a los negros temían volver a la esclavitud. Si la profecía se hubiese dado durante la vida de José Smith, primero hubiera tenido que mencionar que los esclavos serían libres algún día, ya que aún no lo eran. Además, el documento menciona a Inglaterra y Francia en un profundo odio entre ellos, cosa que no era cierta en ese entonces, tampoco ninguna guerra de ese siglo coincide con la que se describe en el documento—Francia e Inglaterra contra Rusia. La palabra Jap, usada en la “profecía” no se usaba en Estados Unidos si no hasta mucho después. José Smith estuvo en desacuerdo con el término mormones para describir a los miembros de la Iglesia, ya que fue inventado por sus enemigos y no describía adecuadamente la fe. En lugar de este término, él usaba la palabra “santos”, y por eso es poco probable que él haya usado el término mormón en una profecía oficial. Él tampoco usó nunca el término “Chinos paganos”, el cual se usa en el documento.

En enero de 2010, los mormones emitieron una denuncia formal de la Profecía del Caballo Blanco. Ésta declara que “la así llamada ‘Profecía de Caballo Blanco’ se basa en relatos que no han sido sustentados por investigación histórica y no se acepta como doctrina de la Iglesia”.

Esta declaración se emitió junto con el recordatorio de la neutralidad política, ya que las personas siempre empleaban mal la falsa doctrina para promover un cierto candidato, programa o partido. Esta declaración recuerda a las personas que “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es políticamente neutral y que no aprueba ni promociona a ningún candidato, partido o programa. Por consiguiente, esperamos que las prácticas de campaña de los candidatos políticos no sugieran que su candidatura es apoyada por la iglesia o se relaciona con ella”.

Se cree que la famosa profecía se inventó de fragmentos de cosas que José Smith pudo haber dicho, tomadas fuera de contexto, y luego mezcladas con ideas de otra persona, que era un adolescente en el momento en que se supone que se emitió la profecía. La investigación demuestra claramente que no es probable que sea cierto y ya que apareció de manera inapropiada—emitida por alguien sin autoridad— no puede ser verdad. Se trata solo de mera habladuría y aquellos que buscan entender las creencias Mormonas deben ignorarla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>