La estrella pop, David Archuleta, sorprendió al mundo en diciembre de 2011, al anunciar que había decidido servir a una misión voluntaria de dos años para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. David desde su nacimiento es mormón, el apodo para los miembros de esta iglesia.

david archuleta mormonEn el 2007, David Archuleta se volvió famoso por su aparición en “American Idol”, un programa de talentos popular para cantantes. Fue uno de los finalistas más jóvenes en la historia del programa, con sólo dieciséis años de edad. Después de su carrera en el programa, se lanzó a una carrera como solista, con el debut de su primer álbum en el segundo puesto en Billboard.

No es común que los cantantes populares hagan a un lado su trabajo para tomarse una pausa de dos años fuera de la aparición en público. De hecho, es considerado una decisión riesgosa. Sin embargo, David explicó que nadie le había pedido que lo hiciera; fue una decisión que él mismo tomó. Explicó en su video de despedida que quería tomarse un tiempo para edificar su relación con Dios, algo a lo que no le había dedicado el tiempo suficiente en el pasado. Le pidió a sus fanáticos que sean respetuosos con esta necesidad de estar lejos del público por un tiempo.

¿Ahora cómo será la vida de David Archuleta? Dejó su hogar en marzo de 2012 para el Centro de Capacitación Misional. Allí, dado que estará sirviendo en Sudamérica, es probable que esté aprendiendo español en un programa de entrenamiento intensivo. También recibirá el entrenamiento requerido para aprender cómo compartir sus creencias de manera efectiva con los demás.

Durante su misión, David será conocido como Élder Archuleta. Élder es un título que hace referencia a su nivel de sacerdocio, no a su edad o experiencia. Los mormones confieren el sacerdocio a todos los varones dignos desde los doce años. Hay varios niveles y élder es el título dado a la mayoría de hombres jóvenes después de alcanzar la adultez. Sin embargo, no se utiliza como un título formal a menos que alguien esté sirviendo en una misión o que tenga una posición de alto nivel de tiempo completo en la iglesia.

Como misionero, David no recibirá ningún trato especial debido a su fama. Durante este tiempo, se espera que haga de lado todos sus intereses y actividades terrenales, así que no estará presentándose, haciendo películas, contestando los correos de los fans, o participando en otras actividades con relación a su carrera; ni estará teniendo citas, escuchando música popular, yendo al cine o viendo televisión. Por dos años, se espera que los misioneros mormones vivan una vida de estricto enfoque en Dios. Es un tiempo para edificar su propio testimonio religioso, aprender a hacer sacrificios y poner a los demás primero, para madurar y para crecer. Los misioneros mormones hacen del compartir el evangelio de Jesucristo el único centro de sus vidas. Desarrollan una autodisciplina que permanece durante su vida futura y los ayuda a ser exitosos tanto profesional como personalmente. Sus vidas siguen una agenda estricta de sueño, comidas, ejercicio, y estudio, trabajo y servicio religiosos.

Debido a que a los misioneros se les asigna compañeros – otro misionero del mismo género – y los dos pasan todo el tiempo juntos, también aprenden a llevarse bien con los demás. Este compañerismo es cambiado con regularidad y los misioneros deben aprender a tener una buena relación con cada compañero, independientemente de las diferencias de cultura y personalidad. Esta es una excelente preparación para el matrimonio y probablemente contribuye a los inusuales altos índices de éxito entre los mormones.

Los misioneros mormones viven en las comunidades a las que son asignados y viven como lo hacen aquellos a su alrededor. La vida de David Archuleta como misionero puede incluir vivir en moradas primitivas sin servicio de agua en caso de que se le asigne a un área como ésta. Esto los ayuda a desarrollar compasión y entendimiento por aquellos que son menos afortunados, a liberarse de su dependencia de comodidades materiales, y a aprender a hacer sacrificios para Dios. Se espera que coma lo que sea que le ofrezcan cuando sea un invitado a comer. Hablará el lenguaje y aprenderá la cultura.

La necesidad de interactuar con extraños y de debatir sobre religión, lo cual es considerado un tema delicado, ayuda a los misioneros a desarrollar serenidad. Debido a que aprenden a buscar oportunidades para servir, se vuelven muy concientes de las necesidades de los de su alrededor y se entrenan para ver las necesidades aun cuando nadie está pidiendo ayuda. Esto desarrolla empatía y los entrena para una vida de servicio y amor por los demás. Experimentan la cultura de su país temporal de una manera en que ningún turista podría debido a que están justo en el corazón del país, visitando hogares, hablando con la gente y compartiendo el estilo de vida.

Esto es lo que le espera a David Archuleta. Cuando regrese a su hogar en dos años, los fanáticos probablemente verán a un hombre joven maduro que está más en sintonía con lo que es importante en esta vida. Es una experiencia que lo cambiará para siempre y la mayoría de hombres y mujeres jóvenes que sirven en misiones la recuerdan como un momento decisivo.

Los hombres pueden servir en misiones empezando a los 19 años durante dos años. Las mujeres pueden servir por dieciocho meses a la edad de 21 años – la mayoría de mujeres terminan la universidad primero. Además, los adultos de cualquier edad pueden convertirse en misioneros de medio tiempo sirviendo en casa mientras continúan sus carreras o educación normales. Las parejas retiradas a menudo sirven en misiones también, ya sean a tiempo completo o medio tiempo. Los misioneros mayores no se rigen por las mismas reglas rígidas que los misioneros jóvenes, dado que ya han alcanzado la madurez y autodisciplina que estas reglas enseñan.

Muchos mormones famosos que se toman el tiempo para ir a una misión valoran los dos años lejos de su fama y público. Empiezan a recordar cómo era ser una persona ordinaria y esto los ayuda a ser humildes. Para muchos, es la clave para evitar la clase de problemas que muchas celebridades jóvenes enfrentan, debido a que regresan más realistas y menos interesados en las fiestas e inmoralidades que pueden plagar a una persona que alcanza la fama a una corta edad.

David pretende retomar su carrera musical al finalizar sus dos años en América del Sur.

Derechos de autor © 2016 Mormonismo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.