Mormón gay

junio 16, 2012 por · 1 comentario
Archivado bajo: Adversidad, Creencias mormonas, mormones 
Etiquetas:

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a cuyos miembros a veces se refieren como mormones, no considera la homosexualidad como un pecado. Más bien, es la práctica de la homosexualidad que es considerada pecaminosa, y esto es una diferencia importante.

perdido-y-hallado mormon

Un mormón gay que no cede a sus tentaciones es un miembro totalmente acreditado.

Los mormones no toman ninguna postura sobre las causas de la homosexualidad porque ese es un tema para la ciencia, no para la religión. La religión se enfoca en las cuestiones morales de la vida, no en las científicas. Un mormón quien tiene tentaciones homosexuales puede ser un miembro bien considerado, porque ser o sentirse tentado no es pecado. Jesucristo fue tentado por Satanás, pero no estuvo en falta porque Él optó por no ceder ante las tentaciones. De la misma manera, a un mormón con sentimientos homosexuales no se le retendrá en ninguna manera de tener la membrecía ni oportunidades de servicio en la Iglesia a menos que ceda a ellas.

Esto no es un “castigo” para las personas con atracciones  hacia el mismo sexo. Todas las personas que han vivido siempre han luchado con algún tipo de tentación. Todos nosotros hemos sido llamados para reinar sobre nuestras tentaciones y ganar dominio de nuestro cuerpo y nuestra mente. Es parte del proceso de crecimiento, el cual hemos venido a experimentar. Los mormones enseñan que cuanto mayor es la prueba, más grandes serán las bendiciones por sobrellevarla.

La “Iglesia Mormona” no recomienda ningún tipo de tratamiento particular ni siquiera sugiere si el tratamiento es un curso inapropiado a seguir para un mormón gay. Esto es lo que la persona debe decidir mediante el estudio y la oración. Tampoco recomienda el matrimonio como una “cura”. (Una persona mormona podría hacerlo, pero esta es su propia opinión, y no lo que enseña la Iglesia). Como Gordon B. Hinckley dijo cuando él fue un profeta mormón, esto no sería justo para su cónyuge. Sin embargo, él dijo que si un mormón gay puede sentirse apropiadamente atraído por alguien del sexo opuesto y puede controlar las otras tendencias, el matrimonio es aceptable. Si no, la persona debe permanecer célibe durante toda su vida.

Si bien esto puede parecer injusto o imposible para algunos, el mormonismo enseña que no debemos participar en relaciones íntimas fuera del matrimonio. Esto significa que hay muchas personas gay mormonas que son célibes, a menudo toda su vida. Hay que recordar que para un mormón, la vida en la tierra es sólo una porción muy pequeña de una vida eterna que se inició antes del nacimiento y continúa después de la muerte en la eternidad. En el esquema eterno de las cosas, esta vida es corta y los sacrificios que estemos dispuestos a hacer aquí, serán más que recompensados en la otra vida.

Los mormones creen que el matrimonio y la familia son eternos. Los matrimonios creados aquí en la tierra pueden continuar para siempre si la familia está dispuesta a hacer el duro trabajo de crear una familia exitosa eternamente. Los que no tienen la oportunidad de casarse en esta vida tendrán la oportunidad de hacerlo en la próxima vida. Los mormones creen que sea cual sea la causa de los sentimientos homosexuales, sólo son temporales, lo que significa que no existirán en la próxima vida. Esta es la razón por la que no apoyan el matrimonio entre homosexuales. No hay posibilidad de que las personas de una pareja gay aún se sientan  atraídas la una a la otra en las eternidades y Dios no permitirá que el matrimonio continúe. Esto es injusto para la pareja, pero también para los hijos que tengan. Su familia eterna no puede continuar como lo hizo en la tierra, rompiendo los lazos que podrían ser importantes para esos hijos. Una familia eterna es digna de esperar, ya que la mayoría de la gente es muy infeliz cuando no está con sus seres queridos. Un mormón gay con un testimonio acepta los desafíos que experimenta y muchos permanecen en la iglesia, guardando los mandamientos y viven una vida muy satisfactoria. Uno no tiene que estar casado para tener una buena vida.

La presentación de leyes no puede alterar la verdad. No podemos, por ejemplo, legislar la ciencia y aprobar leyes que prohíban la gravedad como discriminatoria, porque las aves pueden volar y nosotros no podemos. No podemos legislar la cantidad de agua que necesita una planta. De la misma manera, a pesar de que podría aprobarse leyes cambiando lo que es el matrimonio, esto no alterará en modo alguno la verdad o las consecuencias eternas de ignorar las verdades eternas. Dios creó el matrimonio y sólo Dios lo puede definir. Todos hemos visto en nuestras vidas, personas que descubrieron que habían cometido un grave error y gritaron: “¿Por qué nadie trató de detenerme?” Las personas que quieren conservar la definición de matrimonio tienen tanto un mandato espiritual para preservar las leyes de Dios y un mandato compasivo para ayudar a las personas a que no cometan errores desgarradores.

Los líderes mormones han aconsejado a los miembros que separen al mormón gay del pecado. Se les enseña a tratar a las personas con tendencias homosexuales con amor y respeto, independientemente de si la persona cede o no a sus tentaciones. Sin embargo, amar a la persona no requiere la aprobación de las acciones. Pocos argumentarían que tenemos que aceptar, o incluso legalizar, todo lo que cada uno quiere hacer. La sociedad debe contar con normas y permitir que las personas hagan lo que quieren hacer, sin importar las consecuencias para sí o para otros es no tener normas. Nadie vive de manera aislada. Las elecciones que hacemos, sobre todo en términos de familia, siempre afectan a los demás.

La posición del mormón en la atracción hacia el mismo sexo es, pues, amar a la persona sin aprobar las decisiones inadecuadas y ayudar a la gente a entender que su identidad primaria no debe ser su orientación sexual sino, su papel como un hijo amado de Dios. Esta es la identidad que debe determinar nuestras acciones. Como el actual profeta mormón, Thomas S. Monson, dice, las decisiones determinan el destino.

Comentarios

Una Respuesta a Mormón gay

  1. benoni on Vie, 11th jul 2014 12:14 pm
  2. Por primera vez estoy yendo en los mormones me encanta, conozco más o menus a la biblia,seria ser la verdad que escribe, amar a Dios siempre dia y noche un placer

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>