Poligamia mormona

julio 1, 2012 por · Dejar un comentario
Archivado bajo: Uncategorized 
Etiquetas:

Matrimonio Templo MormonaLa Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cuyos miembros son en ocasiones informalmente llamados mormones, practicó la poligamia en la década de 1800. La poligamia mormona se refiere a un matrimonio plural, pero ya no es parte del mormonismo moderno. Hoy, cualquier mormón encontrado practicando la poligamia es excomulgado. Los grupos polígamos que existen no son y, en la mayoría de los casos, nunca fueron parte de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, aún si se hacen llamar mormones.

La poligamia mormona empezó, como muchas prácticas antiguas, cuando José Smith estudió la Biblia y se dio cuenta de que muchos profetas del Antiguo Testamento practicaban la poligamia. Claramente, si estuvieran viviendo en un pecado serio, Dios no les habría permitido continuar como profetas. Oró y recibió una revelación sobre el tema. Aunque la monogamia es la norma para el matrimonio, Dios en ocasiones permitía la poligamia para Sus propios propósitos. También Dios reveló que esto también sería un mandamiento para los primeros días de la Iglesia Mormona.

José Smith batalló con este concepto. Finalmente, fue advertido por un ángel que si no cumplía, su trabajo sería dado a alguien más. La poligamia era un mandamiento en esa época, independientemente de nuestros puntos de vista propios sobre el tema. El ADN ha gobernado todo rumor de los niños resultantes de sus propios matrimonios polígamos donde la prueba de ADN es posible, entonces probable que estos primeros matrimonios fueran sólo de nombre. Una mujer registró en su diario que el matrimonio fue llevado a cabo, se dieron la mano y cada uno fue a su propia casa. Parece que José estaba incómodo con los propósitos del matrimonio plural, pero su práctica de ello, sin embargo limitada, estableció el escenario para los sucesos futuros.

Otros mormones llamados a practicarla también tuvieron un tiempo difícil, y lo hicieron después que la oración les asegurara que debían cumplir el mandamiento. A principios de la práctica, se cree que sólo cerca de veinte o treinta adultos practicaron la poligamia (más correctamente, poliginia) y en su cumbre, sólo cerca de un tercio de las mujeres mormonas adultas practicaron la poligamia mormona. La mayoría de familias tenía sólo dos esposas, otras pocas tenían tres y muchos menos, como Brigham Young, tenían varias.

Los primeros rumores de la poligamia mormona provocaron una intensificación de la persecución y muchas distorsiones de lo que realmente se estaba viviendo. Se presumía en el mundo exterior que la poligamia equiparaba el sometimiento de las mujeres y que ninguna mujer querría un matrimonio polígamo. Fueron sorprendidos al enterarse que muchos sufragistas mormones también estaban equitativamente de acuerdo en apoyar la poligamia. En muchas familias, eran las esposas las que apoyaban más la poligamia mormona. Aunque es verdad que algunas familias polígamas no funcionan muy bien, esto, por supuesto, también es cierto en las familias tradicionales. Algunos hombres no tenían la habilidad de balancear su tiempo o hacer que cada esposa se sintiera igualmente amada. Algunas mujeres estaban celosas a pesar de los esfuerzos de los hombres. Sin embargo, a muchas mujeres les gustaba ser parte de una familia plural y formaron profundas amistades con sus “hermanas esposas”.

Algunas mujeres sintieron que les daba más libertad que un matrimonio tradicional, dado que no eran el único enfoque de sus esposos. En los hogares donde una esposa está dispuesta a cuidar a todos los hijos, la otra esposa podría retomar la escuela o empezar una carrera. Muchas mujeres en matrimonios plurales hicieron carreras normalmente reservadas para los hombres. Por ejemplo, Martha Cannon fue la primera doctora en una época en que las mujeres no eran doctoras. Después entró a la política y de hecho postuló y ganó una elección contra su propio esposo, con su apoyo. Ella dijo que vencerlo no era su meta, ella sólo quería atraer la atención hacia la necesidad de una reforma en el cuidado de la salud. Otra mujer en un matrimonio polígamo mormón fue Emmaline B. Wells. Ella era una de las seis esposas de Daniel Wells. Hizo una carrera como editora de una revista pero también fue una fuerte defensora de los derechos de la mujer. A menudo viajaba a Washington D.C. para trabajar con su amiga Susan B. Anthony en la batalla por el sufragio femenino. El sufragio femenino fue el mayor enfoque de las mujeres mormonas, quienes habían perdido sus derechos políticos cuando el gobierno tomó Utah. La mayoría de grupos de sufragio estaban ampliamente alineadas con la Sociedad de Socorro, una organización auxiliar para mujeres mormonas.

“Como muchas veces he dicho a mis hermanas en las Sociedades de Socorro de mujeres, tenemos hermanas aquí que, si tuvieran el privilegio de estudiar, serían tan buenas matemáticas o contadoras como cualquier hombre; y creemos que deberían tener el privilegio de estudiar estos campos de conocimiento para que puedan desarrollar los poderes con los cuales están dotadas. Creemos que las mujeres son hábiles no sólo en barrer las casas, lavar los platos, tender las camas y criar a los hijos, sino también  deberían estar detrás del mostrador, en un estudio de abogados o de medicina, o volverse buenas bibliotecarias y ser capaces de hacer el negocio de cualquier oficina contable, y esto para expander su esfera de habilidades para el beneficio de la sociedad en general (DBY, 216-17).

Las hermanas en nuestras Sociedades de Socorro de mujeres han hecho mucho bien. ¿Podrían decir la cantidad de bien que las madres y hermanas en Israel son capaces de hacer? No, es imposible, Y el bien que hacen las seguirá por toda la eternidad (DBY, 216). (Brigham Young, Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Brigham Young).

La poligamia mormona fue practicada de manera muy diferente a lo que es en muchos grupos polígamos modernos. Como se menciona anteriormente, era una práctica minoritaria incluso en su cumbre. Nadie fue forzado a participar y los hombres no podían tener esposas adicionales sin el permiso tanto del profeta como de la primera esposa. Debía demostrar tener la capacidad de mantener económicamente a las esposas adicionales. Dado que las mujeres eran libres de rechazar cualquier ofrecimiento de matrimonio, los hombres debían tratar bien a sus esposas con el fin de convencer a las futuras esposas a que se unieran a la familia. Aunque Brigham Young no aprobaba el divorcio, casi siempre concedía permiso para el divorcio a cualquier mujer que lo solicitara, particularmente en matrimonios polígamos mormones. Sin embargo, a los hombres que solicitaban el divorcio casi siempre se les decía que regresaran y repararan sus matrimonios. Sentía que las mujeres tenían el derecho de escapar de una situación difícil y tratar de mejorarla y él comprendía que en ocasiones la poligamia no era tan fácil para una mujer como ella había anticipado que sería.

Se promulgaron duras leyes federales para castigar a los mormones. Una incluso permitía que los hombres fueran arrestados para proporcionar manutención conyugal o de un hijo a una mujer aun cuando nunca haya vivido con ella. Esto fue visto por muchos hombres como algo cruel, dado que tenían hijos que necesitaban ser mantenidos aun cuando cancelaban su matrimonio y muchos sentían obligación moral de cuidar a las mujeres con quienes habían estado casados hasta que se casaban de nuevo. 12,000 mormones fueron prohibidos de votar, incluso si ya habían dejado de practicar la poligamia al momento en que la ley antipoligamia fuera aprobada, aunque el “Juramento de Lealtad” fue posteriormente declarado inconstitucional. Cuando los hombres eran arrestados, sus esposas eran forzadas a testificar contra ellos o enfrentarían un tiempo en prisión.

En 1987, la Ley Edmunds-Tucker privó de sus derechos a la Iglesia y confiscó la mayoría de sus tenencias, aunque les permitieron a los mormones volver a alquilar sus propios bienes. Las mujeres mormonas perdieron el derecho a votar y nadie estaba permitido a votar, tener un cargo o servir en un jurado sin firmar un juramento declarando que apoyan las leyes antipoligamia. Los hijos de matrimonios plurales fueron desheredados. Para proteger los templos de ser profanados, la Iglesia las puso bajo el control de una organización sin fines de lucro.

En 1890, el profeta de ese tiempo, Wilford Woodruff, oró y recibió una revelación con respecto a la poligamia. “Él me ha dicho exactamente qué hacer, y cuál sería el resultado de no hacerlo” (Deseret Evening News, 14 de nov. 1891). La poligamia, desde los días del Génesis bíblico, sólo tiene una forma de promover la obra del Señor. Ahora el tiempo ha llegado en que los propósitos para los cuales ha sido creado han sido cumplidos y a continuación daría lugar a la destrucción del Evangelio. Dios, por supuesto, sabía exactamente cuánto habría durado y podemos confiar en que Él cumplió todas las necesidades requeridas durante el curso de los tiempos. Ahora era tiempo de asegurarse que el evangelio restaurado continuara.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>