El amor de Dios el Padre

por Whitney M., miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), y estudiante en la Universidad Brigham Young (BYU).

El amor de Dios el Padre

enoc-sion-mormonNosotros aprendemos que las escrituras, aunque fueron escritas acerca de lo que les pasó a otras personas, pueden aplicarse a nuestras vidas y las bendiciones que se describen en ellas también pueden ser nuestras bendiciones. Acabo de leer el relato inspirado de la visión de Moisés de Dios y del encuentro con Satanás, según consta en un volumen de escritura moderna conocida como La Perla de Gran Precio: Libro de Mormón.

Lo que Moisés aprendió en su visión acerca de Dios, su relación con Él, y las bendiciones y la fortaleza de esa relación como un hijo de Dios, también se puede aplicar a mí mismo. La primera parte de esta revelación que afecta a mi relación con Dios son las palabras infinitas, sin fin, y nunca cesan. Esta parte inicial de la revelación me enseña acerca de la constancia de Dios y me recuerda la promesa que nuestro Padre Celestial siempre está ahí. El amor de Dios, su apoyo y su poder nunca cesan.

De acuerdo a la visión descrita en Moisés….. (Ver más abajo Moisés 1:10) y Moisés ha caído a la tierra y, finalmente, recupera su fuerza semejante a un hombre, él se da cuenta de que el hombre es nada, lo que es algo que no se había dado cuenta antes. Esta afirmación me recuerda la escritura que dice que no puedes servir a Dios y a las riquezas. Me ayuda a recordar que estamos aquí gracias a nuestro Padre Celestial y que sin Él y su Evangelio no somos nada.

Y sucedió que por el espacio de muchas horas Moisés no pudo recobrar su fuerza natural según el hombre, y se dijo a sí mismo: Por esta causa, ahora sé que el hombre no es nada, cosa que yo nunca me había imaginado.

Dios es nuestro Padre literal

Me gusta esto porque me hace ser humilde y me recuerda que tenemos que respetar, amar y honrar a nuestro Padre Celestial por encima de todos los demás. Mi parte favorita de Moisés y lo que aprendió cuando fue abordado por Satanás. La respuesta simple de Moisés a Satanás cuando se le preguntó quién eres tú, es “Yo soy un hijo de Dios”. Me encanta esta frase sencilla y potente. Esto me recuerda acerca de Dios nuestro Padre Celestial que Él es como nuestro padre terrenal. Él está aquí para guiarnos, darnos consuelo, reprocharnos, escucharnos y amarnos.

Esto fortalece mi relación con mi Padre Celestial, porque sé que Él es como mi propio padre. Su mano está continuamente extendiéndose para apoyarme, pero mi trabajo es tener fe y poner mi mano en la Suya para recibir Su guía. Me encanta que Moisés supiera que su Padre Celestial no lo abandona. Cuando Satanás se encuentra en su presencia y él se siente tan desesperado que hace un llamado a la fuerza del Espíritu Santo y de su Padre Celestial. Es un gran ejemplo para mí. Moisés estuvo, literalmente, cara a cara con Satanás. Yo sólo enfrento las  tentaciones  y, a veces mi fe se desploma. Para saber con seguridad que Dios, nuestro Padre Celestial siempre está ahí es un constructor de la fe para mí.

El amor irrefutable de Dios

El último fragmento que dejó una impresión en mí es cuando el Padre Celestial le dice a Moisés que su obra y su gloria es la de “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre”. Si esto no nos dice acerca del amor irrefutable de Dios para sus hijos, entonces no sé que lo hará. La meta de nuestro Padre Celestial es ayudarnos a volver con Él y saber que Él está ahí para ayudarme a lograrlo,  esta es una gran bendición en mi vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>