¿Es la religión sólo el opio de los débiles?

septiembre 10, 2008 por · Dejar un comentario
Archivado bajo: Adversidad, Fe 
Etiquetas: , , , , ,

<!–[endif]–>

El opio es un narcótico. “Se cree que el término narcótico (??????????) fue acuñado por Galeno para referirse a los agentes que calman o alivian, al causar la pérdida de sensibilidad o parálisis” [Wikipedia]

Así, los opiáceos tienen dos efectos: 1) adormecer el dolor para suprimir la sensibilidad, y 2) hacer que una persona sea incapaz de moverse. Las afirmaciones de Marx sugieren que el pueblo se paraliza cuando la religión domina. Él cree que la gente no puede pensar, tomar decisiones racionales o ejercitar su propia voluntad cuando la religión tiene influencia sobre ellos. Cree que la gente se ve atraída a creer en cuentos de hadas, adormeciendo su dolor, pero haciéndolos incapaces de sentir lo verdaderamente real y de actuar consecuentemente.

Habiendo estado paralizado desde el cuello hasta los pies por 19 años, sé lo que significa no tener absolutamente ninguna sensibilidad en cualquier parte del cuerpo con excepción de mi cara y la parte superior de mi cabeza. Usted puede pensar que el no poder sentir dolor es una bendición, pero realmente no lo es.

Nuestros cuerpos, conforme Dios los creó, fueron diseñados para experimentar dolor para así permitirnos saber que algo está mal y motivarnos a actuar. Aunque el dolor no es agradable, puede ser una bendición en impulsarnos a buscar ayuda inmediata para descubrir la fuente del dolor, tomar las medidas necesarias para aliviarlo y así evitar daños más graves.

Creo que nuestros espíritus funcionan de la misma manera. Si inyectamos demasiado opio de incredulidad en nuestros sistemas, también es posible que nuestros espíritus se paralicen. Cuando una persona se encuentra espiritualmente paralizada no puede “sentir” los impulsos que vienen de Dios a través de su conciencia y no está consciente de que tiene un gran dolor espiritual y quizás esté en peligro de una inminente muerte espiritual. Lo que causa la parálisis es el pecado y el orgullo, y no la verdadera religión.

Geoffrey Janes dijo: “La verdad es algo que no se puede cambiar. Dios existe. Él nos creó a nosotros, no lo contrario”.

Desde el comienzo de los tiempos ha habido personas y naciones enteras que se han paralizado espiritualmente por rechazar a Dios. Han inyectado en sus culturas los narcóticos de la incredulidad en una alta potencia y en cualquier sistema o código de ética. Ha tenido tal efecto adormecedor en sus espíritus que se han convertido en “sentimiento del pasado”. Los crímenes de lesa humanidad han sido y siguen siendo cometidos por esas personas y naciones, incluyendo por supuesto, a las naciones que han seguido la filosofía de Karl Marx.

Durante meses, después de mi accidente, estuve muy cerca de quedar paralizado tanto física como espiritualmente. Solamente cuando acudí a Dios con todo mi corazón y confiando en su bondad y amor, fue que mi espíritu fue traído nuevamente a la vida. ¡La oscuridad, la penumbra y la desesperación fueron remplazadas por la luz, la calidez y el gozo! ¡No, la religión no es el opio de los débiles! ”

Jack Rushton

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>