¿Cuál es el punto de vista de los mormones sobre la necesidad de educación?

Respuesta Personal de James Faulconer

James E. Faulconer Mormon

Desde los inicios de su historia, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (los “mormones”) han valorado la educación. En 1832, dos años después de la fundación oficial de la Iglesia, una revelación dada al primer profeta de la Iglesia, José Smith, dice:

Y os mando que os enseñéis el uno al otro la doctrina del reino. Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender; de cosas tanto en el cielo como en la tierra, y debajo de la tierra; cosas que han sido, que son y que pronto han de acontecer; cosas que existen en el país, cosas que existen en el extranjero; las guerras y perplejidades de las naciones, y los juicios que se ciernen sobre el país; y también el conocimiento de los países y de los reinos. (Doctrina y Convenios 88:77-79)

En 1843, otra revelación nos enseña: “Es imposible que el hombre se salve en la ignorancia” (Doctrina y Convenios 131:6).

Esa insistencia en la educación no desaparece de la cultura mormona. En 1888, uno de los principales líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el siglo XIX y a principios del siglo XX, Orson F. Whitney, dice: “’Con todo lo que obtengas, logra entendimiento’ es una parte del credo ‘mormón’, así como lo es una de las perlas de la sabiduría de Salomón” Y en el presente, Cecil O. Samuelson, presidente de la universidad de la Iglesia, la Universidad Brigham Young, y entre los élderes que presiden la Iglesia mundial, pronunció un discurso sobre educación a las mujeres estudiantes de BYU. En ese discurso él recuerda a las estudiantes: “Es fundamental para nuestra teología la idea de que: “’La gloria de Dios es la inteligencia, o, en otras palabras, luz y verdad (Doctrina y Convenios 93:36)’. Una doctrina corolario es que cualquiera que sea el conocimiento o entendimiento o sabiduría útil o ‘principio de inteligencia’ que adquirimos en esta vida se levantará con nosotros en la resurrección. (Véase Doctrina y Convenios 130:18)”.

Sin embargo, tan positivamente como los mormones ven la educación, ellos reconocen que la educación en las cosas del mundo no provee la salvación. La salvación viene de saber las cosas de Dios, las que el Libro de Mormón (junto con la Biblia, una de las obras canónicas de la Iglesia Mormona) identifica como: la humildad ante Dios y un convenio de ser obediente, el bautismo, el don del Espíritu Santo, y el perseverar hasta el fin. El Libro de Mormón llama a estos “la doctrina de Cristo” (2 Nefi 31:21). Estas son cosas que uno aprende al hacerlas, y se requiere hacerlas para la salvación, no el aprendizaje mundano. No obstante, el aprender las cosas del mundo y el aprender las cosas de Dios es igualmente valioso, incluso si esto último es más valioso. Tal vez el Libro de Mormón lo expresa mejor, al aprobar explícitamente el aprendizaje, pero dejando claro que los consejos de Dios son superiores a ese aprendizaje: “Pero bueno es ser instruido, si hacen caso de los consejos de Dios” (2 Nefi 9:29).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>