El presidente Uchtdorf dice que la enseñanza es una oportunidad para seguir a Cristo

Dieter F. Uchtdorf, Mormon apostleRecientemente, el Presidente Dieter F. Uchtdorf, habló con los maestros mormones y líderes en la charla del Sistema Educativo de la Iglesia sobre la enseñanza como actividad cristiana. El presidente Uchtdorf es el segundo consejero del profeta mormón.

Dieter F. Uchtdorf, aspóstol mormón

El presidente Uchtdorf dijo: “El llamado para enseñar es una oportunidad de seguir a Jesucristo, el Maestro de Maestros”. Brindó cinco recomendaciones para ayudar a los maestros a educar a los alumnos espiritualmente de manera que sea agradable para nuestro Salvador, Jesucristo:

  1. Centrar nuestras enseñanzas en Jesucristo para ayudar a nuestros alumnos a enfocar sus vidas en Jesucristo e incrementar su amor por Él.
  2. Enseñar la verdad. Él instruyó a los maestros a no tener miedo de la verdad. Enseñarla con coraje y enseñarla con bastante claridad de manera que no sea malentendida. Concentrarse en la doctrina central.
  3. Enseñar por el Espíritu. El Espíritu Santo tiene el poder de testificar a los que oyen sobre la verdad de lo que se está enseñando. Además, él sabe lo que los estudiantes necesitan escuchar. Cuando un maestro es guiado por el Santo Espíritu (Espíritu Santo), tendrá una mejor oportunidad para llegar al corazón y la mente del alumno.
  4. Enseñar desde el corazón. Los alumnos son mejor influenciados cuando el maestro es sincero y tiene un testimonio de lo que enseña.
  5. Testificar. A veces los mormones dicen que si dejamos de compartir nuestro testimonio sobre la verdad de lo que se enseña, dejamos a los alumnos sin aquello que es primordial que reciban. Es importante que luego de haber brindado la información, estar seguro que los alumnos sepan que la doctrina es verdadera y que usted lo cree así.

La mayoría de mormones se encuentran enseñando en algún punto de sus vidas. La Iglesia Mormona es una iglesia laica, con toda la obra hecha mediante “llamamientos” sin pago. Los llamamientos son asignaciones de la Iglesia. La mayor parte del tiempo, la gente no se ofrece como voluntaria para estos llamamientos. Ellos son escogidos luego de que los líderes oran para saber a quién colocar en esa posición. Como consecuencia, los mormones a menudo se encuentran enseñando a una variedad de personas de todas las edades y clases. Los maestros de guardería de hoy pueden enseñar a los adultos de la escuela dominical el próximo año.

El programa educativo global de la Iglesia Mormona significa que existen muchas oportunidades para enseñar. Con clases, y no sólo cuidando a los niños–– empezando con los niños que tienen 18 meses, y con cada miembro mayor de tres años que asisten a dos clases adicionales al servicio de la Reunión Sacramental (un servicio básico de adoración), existen muchas oportunidades para enseñar los domingos. Sin embargo, además de estas reuniones, existen clases para los niños y adolescentes de ocho años a más una noche a la semana, una clase casi todas las mañanas de colegio para los alumnos de la secundaria, y clases regulares para los estudiantes universitarios. Finalmente, las familias mormonas también enseñan una lección en su noche de hogar, y a diario tienen lecturas familiares de las escrituras y comparten sus ideas sobre ellas.

A pesar de que no existe un programa de capacitación a profundidad para los maestros, a cada maestro se le entrega un manual de lecciones que le ayuda a aprender buenos métodos de enseñanza, por lo general con sugerencias para preparar las lecciones o manejar un comportamiento. El manual sobre la enseñanza está disponible para los maestros con el fin de que estudien el arte de la enseñanza del evangelio.

Las creencias mormonas enfatizan la educación y el conocimiento. Los mormones creen que sus miembros deben estar bien informados sobre los aspectos centrales de su religión para tener un testimonio sólido. El componente clave para ganar un testimonio es buscar, aprender y estudiar, después, por supuesto, de haber preguntado a Dios si la doctrina es verdadera. Aunque las personas y familias tienen la responsabilidad principal para hacerlo, las clases de la iglesia son fuentes valiosas. Ellas permiten que los alumnos tengan una manera formal y organizada para aprender el material. Ellos pueden escuchar los testimonios de los maestros y de los otros alumnos. Ellos pueden realizar preguntas sobre los temas que les interesen. En un mundo cada vez más ocupado,  las clases ayudan a los estudiantes a permanecer enfocados en el evangelio.

“Gordon B. Hinckley, decimoquinto presidente Presidente de la Iglesia, dijo:

“A todos los que tienen posiciones de liderazgo, al amplio cuerpo de maestros y misioneros, a las cabezas de las familias, me gustaría hacer una petición: En todo lo que hagan, alimenten el espíritu, nutran el alma. …

“Estoy satisfecho de que el mundo tenga hambre de alimento espiritual. Amós profetizó antiguamente: He aquí, vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.

‘E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente andarán buscando la palabra de Jehová y no la hallarán’.

‘En aquel día las doncellas hermosas y los jóvenes desmayarán de sed’ (Amos 8:11–13.)

“Hay hambre en la tierra y una sed genuina––una gran hambre de la palabra del Señor y una insatisfecha sed por las cosas del Espíritu… nosotros tenemos la obligación y la oportunidad de nutrir el alma” (Liahona, octubre de 1998, pág. 3)

Los mormones consideran que la enseñanza es un llamamiento sagrado. Después de todo, ests era una de las propias responsabilidades del Salvador. Él fue el Maestro de Maestros y a los mormones se les recuerda que deben estudiar su ejemplo a medida que desarrollan sus propias técnicas de enseñanza. Él enseñó los principios del evangelio en todo su poder, sin diluir o alterar para acomodarlo a los cambiantes estilos y normas morales del tiempo. Jesús enseñó verdades eternas así como le enseñaron a Él por medio de Dios Padre. Él puso Sus lecciones en términos que la audiencia pudiera entender. Él utilizaba a menudo historias para ayudar a que Sus lecciones sean memorables y significativas. Él aplicaba el evangelio a las vidas de Sus oidores y Él enseñó con amor. Todas estas técnicas son esenciales para enseñar adecuadamente el evangelio.

El presidente Uchtdorf dijo que hubo grandes milagros en nuestro mundo, pero uno de los mejores fue la capacidad de compartir el evangelio de Jesucristo con los demás. “Para cumplir con esto,” dijo él, “necesitamos algo mucho más milagroso que la tecnología moderna. Necesitamos maestros afectuosos y efectivos”.

Vea un video de algunos discursos sobre la enseñanza Cristiana.

Comentarios

Una Respuesta a El presidente Uchtdorf dice que la enseñanza es una oportunidad para seguir a Cristo

  1. ever mejia c. on Mar, 7th ene 2014 8:50 pm
  2. Es muy importante que esto podamos compartirlo a todos nuestros maestros

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>