A inicios de enero de 2014, un ciclón azotó el grupo de islas de Ha’apai, dejando destrucción a su paso. Tan pronto como llegó la tormenta, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a menudo denominada inadvertidamente a como la Iglesia Mormona) movilizó sus recursos para proporcionar un alivio rápido a los afectados por la tormenta. [1]

Grave dañó del ciclón

Grave dañó del ciclón

El Ciclón Tropical Ian creó graves daños en toda Tonga, y afectó más a Ha’apai. Una mujer murió durante la tormenta. La tormenta causó daños a los edificios, así como a los sistemas de energía y comunicación. La recuperación completa de la tormenta va a tardar muchos meses.

A pesar del daño abrumador dejado por el ciclón, La Iglesia de Jesucristo estaba lista y capaz de actuar rápidamente para comenzar a proporcionar alivio.

Los mormones se movilizan–y rápido

mormones-se-movilizan-después-ciclón-Tonga

El primer barco enviado desde la isla Nuku’alofa contenía agua dulce, alimentos, motosierras, filtros de agua, generadores, así como muchos otros suministros de emergencia. Los mormones en la zona también unieron sus recursos para donar más alimentos, ropa, mantas y otros suministros que fueron enviados rápidamente a Ha’apai.

La Iglesia de Jesucristo tiene un programa humanitario de gran envergadura, que incluye alivio desde las oficinas generales en Salt Lake City, así como el alivio de los miembros locales y misioneros. Todos los misioneros mormones que sirven en Tonga se han contabilizado y se les ha mantenido de forma segura y en la actualidad los misioneros están ayudando en los esfuerzos de socorro.

Además de los envíos inmediatos de los suministros a Ha’apai, La Iglesia de Jesucristo donó 25.000 dólares americanos para ayudar a comprar más suministros como alimentos, generadores, carpas, cuerdas y otros artículos necesarios. Las congregaciones locales mormonas están ofreciendo sus ofrendas de ayuno (ofrendas monetarias para la Iglesia) para ayudar en los esfuerzos de socorro.

La ayuda humanitaria mormona llega a todo el mundo

Los esfuerzos humanitarios de La Iglesia de Jesucristo llegan a los rincones más remotos de la tierra, y con frecuencia son algunos de los primeros esfuerzos de ayuda en llegar a las víctimas del desastre. Las consecuencias del ciclón en Tonga no es la excepción. A través de una combinación inspirada de ayuda tanto local como de Salt Lake, los tonganos que necesitan ayuda lo pueden recibir rápidamente.

El programa humanitario mormón es financiado en su totalidad por los diezmos y las ofrendas de ayuno suministrados por los miembros, y los fondos son administrados y distribuidos por el liderazgo de la iglesia. La Iglesia de Jesucristo cree firmemente en ministrar a los necesitados y tomar las medidas necesarias y apropiadas para llegar a todos los que necesitan ayuda.

 

Author

Charlotte Wilson

 

Description

El ciclón en Tonga no fue suficiente para detener a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de dar un paso al frente y proporcionar alivio.

Charlotte Wilson

Charlotte se graduó de la Universidad Brigham Young, con una licenciatura en inglés, con un énfasis en la edición. Durante su educación se internó en el Instituto A. Maxwell Neal por una beca religiosa, Publicaciones BYU, y la revista New Era. Actualmente, Charlotte vive en Portland, Oregon, con su esposo e hijo. Ella es una ama de casa y madre, y ha sido capaz de continuar escribiendo al mantener un blog personal (smallandtrivial.blogspot.com).

Derechos de autor © 2017 Mormonismo. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.